¿Que se obtiene al combinar la lectura remota y camiones de basura?

El caso Langeland Water Supply: el éxito de combinar la lectura móvil con la infraestructura existente

Debido a la geografía de su área de distribución, Langeland Water Supply, suministradora de agua de la isla danesa de Langeland, solía leer los contadores de agua una vez al año lo que hacía que se convirtiera en prácticamente imposible la detección de fugas. Tras haber instalado los contadores electrónicos ultrasónicos y una solución de lectura móvil de Kamstrup, la suministradora obtiene ahora datos sobre consumo y el estado de su red de un modo regular.

Lectura móvil eficaz
La isla de Langeland tiene un área total de 284 km2. Traducido literalmente, Langeland significa “tierra larga” y tal y como su nombre sugiere, la isla es una larga tira de tierra de 52 km de largo por 11 kilómetros de ancho. La forma de la isla es lo que convertía la lectura de los contadores en una tarea que requería mucho tiempo para el jefe de operaciones de la compañía, Henning Bøgh Christiansen.


Los 7.400 puntos de medida de la compañía están esparcidos por toda la isla, de norte a sur. Y los contadores se leían manualmente.
En 2014, Henning Bøgh Christiansen contactó con Kamstrup con la intención de comprarle dos nuevos terminales para lectura manual, con el fin de que la lectura se pudiera realizar por más personas. Kamstrup le sugirió que cambiaran al sistema de lectura remota READy, que, junto con un pequeño receptor radio, se convertía en una opción más sencilla y más económica.  Además, esta solución permitiría lecturas más frecuentes y precisas que optimizarían aún más las operaciones. 

Langeland Water Supply es también la encargada de la recogida de residuos de la isla. De ahí nació la idea de recolectar los datos utilizando los camiones de basura, aprovechando así la infraestructura existente.

Actualmente, los camiones leen más del 80% de los contadores mientras que el resto corre a cargo de los empleados de la empresa suministradora. Parte de la razón por la que no se pueden recoger todos los datos desde los camiones es que algunos consumidores recogen su basura en pequeños grupos por lo que los camiones no se acercan a sus casas.

“Pensamos: todas las lecturas que puedan hacerse desde los camiones de la basura, son lecturas que no tendremos que ir a recolectar nosotros mismos.” 

Henning Bøgh Christiansen, Jefe de Operaciones.

Puesta en marcha sencilla y bajos costes operativos con READy

Lo genial de la solución de los camiones de basura está en su simplicidad. Con READy, Henning Bøgh Christiansen puede establecer agrupaciones específicas basadas en las rutas de recogida de residuos; los cuatro camiones de basura de la isla reciben una tableta o un teléfono inteligente así como un receptor radio. Los camiones circulan por pares durante una semana recogiendo la basura mientras que, simultáneamente, y sin ningún trabajo extra, leen los contadores de agua.

READy no requiere grandes inversiones e iniciarse en el sistema es rápido y sencillo. Como la lectura remota se realiza de un modo automático, no es necesario entrenar a los conductores sobre cómo tienen que recoger los datos. Los camiones de basura simplemente siguen su rutina normal, mientras que la tecnología a bordo va leyendo los contadores que encuentra a lo largo del camino.

Cada dos meses, la empresa suministradora lee los contadores restantes con lo que obtienen una lectura completa. Antes de la instalación del READy, la lectura de los contadores se realizaba únicamente una vez al año. 

Una mayor cantidad de datos se traduce en mejoras operativas, reducción de pérdidas de agua y un mejor servicio al cliente

La combinación de los lectores móviles READy y los camiones de basura ha permitido ahorrar tiempo, dar un mejor servicio al cliente y optimizar las operaciones, obteniendo más datos.
 
“Hemos comprobado que esta solución nos permite ahorrar mucho tiempo y obtener más lecturas para una optimización de la operativa. Asimismo, seremos capaces de proporcionar un mejor servicio a los clientes mediante, por ejemplo, la detección de fugas de un modo más rápido”, explica Henning Bøgh Christiansen.

Langeland Water Supply cuenta con 10 zonas de sectorización (DMA). Además de la lectura bimensual completa, Henning Bøgh Christiansen también lee los contadores de distrito y compara las cifras. Esto le permite comprobar si en algunas zonas se entrega más agua de la que se mide en consumo, lo que indica que hay fugas en el sistema de distribución. 

Los contadores de distrito y el aumento de datos recogidos facilitan la detección de pérdidas de agua con lo que la empresa puede solucionar rápidamente las fugas. Muchos clientes han mostrado su agradecimiento tras haber sido informados de fugas, consumo excesivo o circunstancias similares.

Rápida detección de fugas
En el verano de 2015, la compañía comprobó cómo la medición del distrito permitía una detección altamente eficiente. Dos lunes consecutivos, la empresa leyó primero el contador de distrito seguido del resto de contadores residenciales de una DMA específica. Una comparativa entre ambas lecturas reveló que unos 350.000 litros de agua se habían perdido durante este periodo de tiempo.

“Los contadores de Kamstrup me permiten empezar más temprano. Si no hubiera podido comparar las lecturas no habría detectado la fuga. E incluso, si la hubiera detectado, el trabajo en encontrarla habría sido excesivo. Encontramos la fuga en una semana; antes nos habría llevado varios meses”, explica Henning Bøgh Christiansen.

Algunas de las casas en Langeland son residencias de verano por lo que están desocupadas durante largos periodos de tiempo. Según Henning Bøgh Christiansen, estas residencias desocupadas son otro reto que la lectura remota ha ayudado a resolver. La compañía suministradora ahorra mucho tiempo ya que no necesita mandar y recoger tarjetas de lectura del contador: “Tenemos todos los datos entregados, lo que significa un enorme ahorro para nosotros, tanto en tiempo como en esfuerzo”.

Mientras que los camiones de la basura leen la mayoría de los contadores, Henning Bøgh Christiansen trabaja continuamente para optimizar la solución drive-by adecuándola a las necesidades de la compañía. Esto implica realizar pequeños ajustes y probar cosas diferentes – a menudo en coordinación con Kamstrup – hasta encontrar aquello que realmente funciona.

El objetivo es que todos los contadores se puedan leer automáticamente para que las lecturas sean lo más sencillas posible. “Juntos encontramos la mejor solución – después de todo, nosotros sabemos lo que funciona en nuestras tareas diarias mientras que en Kamstrup son expertos en su producto”, explica Henning Bøgh Christiansen. 

Acerca del cliente:
Langeland Water Supply
Cantidad de contadores: 7,400

Acerca de la solución:
Contadores Multical/flowIQ 21
READy drive-by
Contadores de distrito