La detección de fugas impulsa la optimización

Detección acústica de fugas, agua no registrada, eficiencia mejorada

Para Karlskrona Kommun, la medición inteligente es una herramienta para optimizar y mejorar el servicio de atención al cliente. En combinación con sus nuevos contadores con detección acústica de fugas integrada, ahora también les está ayudando a minimizar la pérdida de agua.

Desde hace muchos años la digitalización y el servicio de atención al cliente son prioridades clave de Karlskrona Kommun, y prueba de ello es su larga colaboración con Kamstrup. Sin embargo durante los últimos años, el ayuntamiento ha sido cada vez más consciente de la amenaza que representa su pérdida de agua del 16 % para el futuro abastecimiento de agua.

"La preservación del agua no era una prioridad para nosotros, pero en los últimos cinco años hemos visto disminuir drásticamente el nivel del agua subterránea. La población de Karlskrona sigue creciendo, y no somos capaces de producir más agua. Por eso, para asegurarnos de que seguiremos teniendo suficiente agua, debemos hacer algo con los 700.000 m3 que se pierden en el camino hacia nuestros clientes cada año”, afirma Helena Olsson, Responsable del Servicio de atención al cliente.

Por ello, cuando se les presentó la solución de detección acústica de fugas de Kamstrup, que permite una detección más eficiente de fugas en las acometidas, rápidamente reconocieron su potencial para ayudarles a optimizar su servicio de atención al cliente y reducir la pérdida de agua.

"Había una fuga de 2,5 m3/hora desde hacía diez años.
Eso hace un total de 219.000 m3 aproximadamente, y supone unos costes de producción de 0,4 EUR/m3, en total 86.892 EUR. Esto quiere decir que ahorraremos 8.689 EUR al año solo en esa fuga".

Johan Georgsson, Karlskrona Kommun

2,5 m3/h durante 10 años

Karlskrona Kommun empezó a trabajar con esta nueva solución a principios de 2020 y actualmente tienen instalados unos 700 contadores flowIQ® 2200 con detección acústica de fugas integrada. Según Johan Georgsson, supervisor del servicio de atención al cliente de la empresa de abastecimiento de agua, llevan muchos años trabajando con la detección de fugas y la sustitución preventiva de las tuberías zona por zona con el fin de reducir la pérdida de agua. La incorporación de la detección acústica de fugas hace que obtengan más datos de la red de suministro de agua sobre posibles fugas. De esta forma, ahora contarán con un sistema sólido para detectar, evitar y prevenir fugas. Sin embargo, ya han encontrado varias fugas en las acometidas, algunas de ellas más sorprendentes que otras.

"Llevamos detectadas y confirmadas 7 fugas. La mayoría estaban en antiguas tuberías de metal galvanizado, que estaban oxidadas y llenas de pequeños agujeros, pero también encontramos una en una tubería de plástico de solo unos 10 años". Esta última acometida en particular, estaba en un pueblo con apartamentos de verano, y el propietario sospechaba que la fuga llevaba allí desde el principio debido a una instalación defectuosa. "Había una fuga de 2,5 m3/hora desde hacía diez años. Eso hace un total de 219.000 m3 aproximadamente, y supone unos costes de producción de 0,4 EUR/m3, en total 86.892 EUR. Esto quiere decir que ahorraremos 8.689 EUR al año solo en esa fuga".

Sin los contadores nuevos, Johan Georgsson duda que hubieran encontrado la fuga. "Las acometidas son responsabilidad del propietario del edificio, con lo que no la habríamos encontrado sin el contador. Esta área es muy seca y rocosa y está cerca de la costa, por lo que probablemente el agua salía al mar, permaneciendo oculta".

Puntos destacados de Karlskrona Kommun

Un servicio de atención al cliente proactivo

Los avisos a los clientes sobre las fugas en las acometidas son una valiosa incorporación al servicio que presta Karlskrona Kommun. La gestora de agua también usa los códigos de información de sus contadores inteligentes y del sistema de lectura de contadores, READy, para ponerse en contacto con los clientes por roturas o fugas después del contador, por ejemplo.

"Llamamos a 4-5 hogares a la semana para informar de fugas o irregularidades detectadas en READy. Suele tratarse de fugas en inodoros, mangueras de riego de jardines o calentadores de agua centrales", explica Johan Georgsson. Las fugas en hogares no detectadas puede provocar no solo facturas con importes excesivos, sino también daños colaterales devastadores. "Una fuga oculta, por ejemplo subterránea, puede provocar un gran incremento en el importe de la factura, por lo que los clientes se sienten sorprendidos pero agradecidos cuando les llamamos". 

Resumen y satisfacción profesional

Para Karlskrona Kommun, su nueva solución implica que ahora trabajan con la detección de fugas de una forma totalmente nueva: sobre el terreno y en la oficina. "Al principio, había 20-30 puntos rojos en el mapa de Leak Detector, pero aprendimos a discernir a partir del patrón si se trataba de una posible fuga o de alguna otra cosa, como un calentador o una bomba de circulación, y acabamos reduciendo a 7 el número de ubicaciones que debíamos visitar", admite Helena Olsson.

Actualmente, hay cuatro personas que se dedican a trabajar con las fugas: dos en la oficina, que trabajan en estrecha colaboración con las otras dos que trabajan sobre el terreno. Esta nueva solución proporciona una visión general muy mejorada de las fugas desde el momento de la detección hasta que se confirman y se contacta con el cliente. Según Johan Georgsson, esto ha dado lugar a un mayor entendimiento y mucho más exhaustivos del proceso. "Ahora los compañeros que trabajan en la oficina son mucho más participativos y cuentan con un profundo conocimiento, lo que hace que estén mucho más satisfechos con su trabajo cotidiano".

Sobre el terreno, hay una serie de pasos que se deben completar antes de llamar al cliente. "Si se detecta una posible fuga, vamos a la dirección indicada, es decir, donde se encuentra el contador y escuchamos las válvulas. Si hay ruidos, colocamos un sensor de presión en el lado del cliente y cerramos la válvula. Si la presión cae al cerrarla, tenemos una fuga confirmada en la acometida y entonces hablamos con los propietarios".

Acerca del proyecto

  • Producción anual de agua: 4,5 millones de m3
  • Puntos de medición: 15.000. Aprox. 13.000 son contadores de agua inteligentes de Kamstrup, de los cuales 700 son flowIQ®2200 con detección acústica de fugas integrada
  • Solución: drive-by READy y red fija READy
  • Análisis: Leak Detector

Reducir la pérdida de agua del 16 % al 3 %

Karlskrona Kommun ya ha obtenido excelentes resultados gracias al enfoque obtenido con la detección de fugas y Johan Georgsson espera que esto sea tan solo el principio. "Con esta tecnología, podemos hacer mucho más de lo que hacemos actualmente. Espero que la pérdida de agua se reduzca al 2-3 % en un plazo de 5-10 años, lo que nos garantizará suficiente agua". La disminución de la pérdida de agua hará que se necesite menos energía para bombear agua, lo que representa un ahorro adicional. Se prevé también empezar a trabajar más con la detección de fugas en las tuberías principales.

En 2021, la empresa de suministro de agua empezará a sustituir el resto de los contadores de forma que en Karlskrona Kommun todos puedan beneficiarse de la transparencia que proporciona el flowIQ® 2200. El objetivo es que toda el área esté cubierta algún día con una red fija que suministre lecturas horarias a fin de obtener una mayor optimización, incluyendo la facturación mensual basada en el consumo, las mediciones del caudal nocturno, una detección de fugas más rápida y un nivel de servicio aún más alto.

Es posible que también le interese...